Las teníamos, sin embargo, relajadas